//
Estás leyendo...

Ultima Hora

(OroyFinanzas.com) – Los retiros de oro del Shanghai Gold Exchange-SGE deben satisfacer la demanda y dependen de la estructura del mercado de oro chino con las reglas del SGE. En 2007 los retiros del SGE alcanzaron las 363,2 toneladas, en 2008 fueron 543,2, en 2010 llegaron a las 837,2 toneladas y en 2013… 2.197 toneladas. Sin embargo, una lectura atenta de los datos, sitúa la demanda real en 2013 en 2.198,84 toneladas, 1,8 toneladas más que los retiros admitidos por SGE. Este desfase puede explicarse por la importación de joyería -que se cuenta como demanda-, pero que no se vende a través de la SGE.

Cada ciudadano chino puede comprar oro o derivados de la SGE a través de un banco comercial. Por 50 yuanes un cliente recibe un número único -de 10 dígitos de comercio que quedará asociado a la persona incluso si cambia de entidad bancaria-  para poder acceder a una cuenta de SGE, y así poder operar.

Cuando un contrato de compra venta de oro físico se cierra, la cuantía acordada se transfiere de la cuenta del comprador a la cuenta del vendedor. El oro físico del contrato también se transfiere de la cuenta de lingotes del vendedor a la cuenta del comprador. Si se quiere retirar el oro físico sólo se puede efectuar a través de estas cuentas.

Según el presidente de la SGE, Xu Luode, existen más de 5 millones de clientes individuales y 8.000 clientes institucionales, además de los propios miembros “oficiales” (bancos y refinerías). Todos estos actores pueden retirar el oro físico de las bóvedas del SGE en cualquier momento. Siempre hay una cantidad de oro “en tránsito” –entre retiro físico, compras y ventas- y para el inventario no se tienen en cuenta las compras oro-oro a las que hacíamos referencia antes, en este texto. El oro permanece en las bóvedas del SGE, cambiando la titularidad del dueño.

Expertos del mundo del oro, e incluso el World Gold Council – WGC (Consejo Mundial del Oro) están subestimando deliberadamente esta demanda de oro físico chino para no sorprender al mercado mundial de oro. Se tiende a presentar la demanda de oro chino a nivel del mercado minorista sin presentar el verdadero tamaño de todo el mercado chino. Además, informes oficiales del mercado de oro de China no ha sido publicado después de 2011 y en anuario de la CGA (China Gold Association) de 2013 sólo ha publicado información facilitada por las autoridades chinas. Así se oculta la voracidad china por el oro y la transferencia ordenada de oro que está pasando de Occidente a Oriente.

La SGE ha confirmado que la inversión neta en oro es residual, comparada con las retiradas físicas o el oro vendido a minoristas. El oro cambia de propietario aunque no se produzca una variación en las existencias. Pero es evidente que los contratos han sido realizados y esa oferta y demanda ha tenido lugar directamente en la SGE.

Las dudas sobre la metodología de contabilidad fueron despejadas, en 2013, por la agencia Reuters. “La demanda total china tomada por Thomson Reuters sólo incluyen joyas, lingotes físicos o monedas y toda la demanda industrial. Cualquier cambio de movimiento en el inventario –que hace referencia a la inversión neta- no se incluirá como demanda subyacente”.

A pesar de todo, en el momento de la consulta a Reuters, la inversión neta agregada fue de 1.000 toneladas y ahora supera las 2.500 toneladas. El WGC ha tratado de explicar la diferencia en dos informes publicados en el año 2014, monográficos sobre el mercado chino del oro. Pero en ambos existían datos erróneos y contradictorios. Sorprendentemente el WGC estimó en cerca de 125 toneladas de oro las existencias extras en el inventario chino. Una cifra muy alejada de las citadas 2.500 toneladas.

El presidente del SGE, Xu Luode, declaró en la reunión del LBMA que en 2013 “China importó 1.540 toneladas de oro. Estas importaciones, junto con las 430 toneladas de oro de producción propia, significa que, en efecto, incorporamos aproximadamente 2.000 toneladas de oro el año pasado”,además de otras 200 toneladas procedentes del reciclaje. Todas estas toneladas “fueron demandadas por consumidores. Las mujeres de mediana edad son una proporción significativa de estos compradores”. Xu muestra la suma de los datos de importación con los datos de producción propia, para señalar la demanda de oro de los consumidores chinos. Una cantidad que se incorpora a las reservas no gubernamentales chinas.

Para tener mejor visión de conjunto del mercado chino del oro, hay que tener en cuenta todos los datos disponibles. Y a la vista de los expuestos, parece que las reservas chinas de oro–aunque no se puedan considerar como gubernamentales- están creciendo.

Fuente: Bullionstar

Discussion

No comments yet.

Post a Comment